Primera sentencia condenatoria a Volkswagen

26/10/2016
  • Un juzgado de Valladolid ha dado parcialmente la razón a un afectado por el trucaje de los motores Diesel VW. Es la primera sentencia de condena contra VW, porque hasta la fecha todas las sentencias dictadas por juzgados de primera instancia habían resultado absolutorias. Es decir daban la razón a VW. De ahí la importancia que se le ha dado, la publicidad y notoriedad en todos los medios.

    Por el equipo jurídico de la plataforma de afectados por VW se ha analizado la sentencia y se ha llegado a la conclusión de que el juez da la razón al afectado por que VW incumplió el deber de buena fe a la hora de venderle el vehículo a sabiendas de que estaba trucado y por eso le condena a indemnizar por los daños y perjuicios que valora en un 10% del valor del vehículo. Desestima la sustitución por otro vehículo nuevo en perfectas condiciones y también la resolución del contrato y la devolución del coche y del precio pagado recíprocamente. Y ello porque ha considerado que el vehículo en cuestión circula correctamente sin que se hayan detectado averías, o merma de prestaciones. 

     El juez de Valladolid abre la ventana, con sus razonamientos, para que reclamemos daños y perjuicios a VW, por faltar a la buena fe contractual a la hora de vendernos un vehículo, sabiendo que lleva un dispositivo que altera el nivel de emisiones de NOX y que de no haberlo llevado, no hubiera sido posible comercializarlo y por tanto vendérnoslo. Ciertamente es un punto débil de la Sentencia a nuestro juicio por que no justifica muy bien el % de la indemnización por daños y perjuicios ni cuales han sido realmente estos daños y perjuicios sufridos. Parece que establece una suerte de “sanción” a VW por no haber respetado el principio de buena fe en el cumplimiento de sus obligaciones según la legislación de consumidores y usuarios. Porque lo que hace el juez es basar el monto indemnizatorio de los perjuicios sufridos en un aumento de depreciación normal del vehículo como consecuencia del escándalo producido por la instalación de los dispositivos de trucaje.

     No obstante contiene un razonamiento importante. Considera razonable desde la perspectiva del consumidor que no se quiera asumir una reparación por la propia marca porque esta reparación implica manipulación del motor realizada bajo secreto industrial no constando acreditado que tal reparación o manipulación no vaya a afectar a las prestaciones del vehículo en cuestión. Sugiere por consiguiente negarnos a que nuestros vehículos sean sometidos a la reparación prometida por VW.


    Luis López Pardo

    Abogado dep. Civil en AEQUO ADVOCATS


1 comentario

buscar...

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto